ico ta color ico tw color ico fb color ico map 

  • a.jpg
  • b.jpg
  • c.JPG
  • d.JPG
  • e.JPG
  • f.JPG
  • g.JPG
  • i.JPG
  • WP_20170123_12_08_45_Panorama.jpg

 

La Casa construida entre los años 1976 y 1979, fue lugar de residencia del Maestro Oswaldo Guayasamín hasta su muerte. Es una pieza importante para la época, pues rompe los parámetros del modernismocorriente que estaba en auge, para destacarse por sus características únicas.

El arquitecto que la construyó fue Gustavo Guayasamín, junto a la colaboración René, quien conforme avanzaba la obra, veía si se cumplían los objetivos y las necesidades del artista, como los espacios para poder pintar sus obras de grandes formatos o el querer que este espacio fuese un Museo; los dos, hermanos del artista.

Tenían como base bocetos realizado por el pintor. El proyecto fue modificado durante su ejecución hasta llegar a tener más de 2.000 metros cuadrados de construcción. A lo largo de los 20 años que vivió allí nunca dejó de agregarle nuevos espacios: la piscina, las habitaciones de huéspedes, adecuaciones en los patios, etc.

El planteamiento funcional de esta casa es racionalista, mediante la articulación de bloques geométricos bien definidos. El simbolismo de las paredes blancas con arcos de medio punto sobre un muro de piedra, configurando el patio de las campanas, refleja la constante preocupación del pintor sobre la identidad latinoamericana que funde lo hispano y lo andino, vertientes de la nacionalidad ecuatoriana.

El salón principal recupera elementos de la arquitectura tradicional como pilares de piedra que soportan la galería, con importante muestra de obras de arte colonial y piezas arqueológicas. Junto al comedor, se genera un espacio de gran tamaño que llegó incluso a ser utilizado para conciertos que al Maestro le gustaba organizar para sus amigos y vecinos del barrio Bellavista.

El dormitorio del artista se encuentra en un segundo piso y es el único en toda la casa, Guayasamín apreciaba mucho su espacio personal. En cambio, las habitaciones de huéspedes que construyó a lo largo de los años tuvieron siempre entradas independientes desde los jardines, manteniéndolos separados de la casa principal.

Sobre el dormitorio del Maestro las nítidas paredes blancas soportan una fuerte estructura de madera, sobre la cual está ubicada una biblioteca. Guayasamín contaba con una extensa colección de libros, en especial de arte, que junto con el estudio de pintura son los lugares favoritos de los turistas.

Por el gran valor que Guayasamín le daba al arte en general, quiso dejar un legado a su país, una herencia patrimonial, artística que fuese más allá de su propia obra. Durante toda su vida coleccionó objetos de arte Precolombino y Colonial, con la idea de que llegada su muerte, estas colecciones le pertenecieran al pueblo ecuatoriano. El interés por lo precolombino se despertó en él a una edad temprana cuando su padre le regalo una vasija, la cual encontró por casualidad trabajando la tierra, desde ese momento el Maestro no paro de coleccionar estas piezas.

En cuanto al arte religioso y de la colonia, y a pesar de que Guayasamín denunciaba los valores que se impusieron en la conquista de América, comprendía que forman parte de la historia y del arte latinoamericano y por tanto le interesaba mantener registro de ello mediante sus colecciones.

Para su apertura como museo, en la planta inferior de la casa se acondicionó la Sala de Exposiciones denominada "Maruja Monteverde", donde se exhiben algunas de sus obras originales, dos áreas de expendio, y se mantiene la que fue su “cava de vinos”, donde el artista se reunía con amigos íntimos.

De allí se accede a la piscina y jardines, donde está (sembrado por él mismo) un pino que, luego de su fallecimiento, se denominó "El árbol de la vida".

 

Diseño web y desarrollo por: www.contacto.com