• 01.png
  • 02.png
  • 03.png
  • 04.png

Junto a su colección de Arte Precolombino, Guayasamín tenía un gran interés en las piezas de Arte Colonial. Aunque estas piezas tienen en su gran mayoría temática religiosa (Guayasamín se consideraba ateo), significaban para él otro gran ejemplo del arte ecuatoriano del cual deseaba mantener registro.

Su fascinación por este tipo de arte empezó por herencia familiar, por decirlo de alguna manera. Guayasamín solía contar como anécdota que sus padres tenían una pequeña colección de figuras coloniales con las cuales él jugaba de niño, lo que despertó su deseo de seguir recolectando otros ejemplares a lo largo de su vida.

Se destaca en su colección piezas de artistas como Caspicara, Pampite, Miguel de Santiago, Vélez, Sangurima, entre otros representantes de la llamada “Escuela Quiteña”. Este arte en general se dedica a representar pasajes bíblicos: pinturas de caballete, esculturas talladas en madera policromadas, crucifijos, etc. Adicionalmente, Guayasamín coleccionaba muebles como baúles, repisas, mesas y sillas talladas, etc.

El patrimonio de esta colección supera las 800 piezas, aunque el número de ellas que está en exhibición en la Casa-Museo Guayasamín está más cerca de los 150.

Diseño web y desarrollo por: www.contacto.com